En esta página:

 


Recepción de la vacuna

Las vacunas de Pfizer y Moderna están compuestas por material genético denominado ARN mensajero revestido de pequeñas partículas que lo transportan a las células. Desde allí, estimula al sistema inmunológico para que produzca anticuerpos que lo protejan del virus. Estas vacunas no afectan a nuestros genes. El material de la vacuna se descompone en el cuerpo brevemente después de que lo absorban nuestras células. La vacuna de Janssen, o de Johnson & Johnson, llega a las células mediante un adenovirus inactivo (que es un virus frecuente).

Obtenga más información sobre las diferencias que hay entre las vacunas

En un plazo de dos semanas. Debido a que la vacuna es muy eficaz, no se recomienda la prueba de anticuerpos después de recibir la vacuna.

Debe esperar hasta que mejore completamente y, después, programar su cita. Si desarrolla nuevos síntomas antes de una cita programada para vacunarse, cancele su cita y programe otra, de modo que su espacio pueda ocuparlo alguien más.

Sí, todavía debe vacunarse, porque los anticuerpos contra el COVID-19 que su cuerpo produjo durante la infección solo durarán unos cuantos meses, y luego estará en riesgo de que se repita la infección. Si una persona obtiene un resultado positivo para COVID-19 antes de su PRIMERA vacuna, deben esperar 4 semanas antes de recibir la primera dosis de la vacuna. Si una persona obtiene un resultado positivo para COVID-19 antes de la SEGUNDA vacuna, deben esperar 10 días después de la prueba positiva y que se haya recuperado completamente y ya no sea infeccioso antes de recibir la segunda dosis de la vacuna.

Debe esperar 10 días a partir de la fecha en que su prueba dio resultado positivo y estar completamente recuperado antes de recibir la segunda dosis. Todavía debe recibir la segunda dosis.

Todavía está en estudio el grado en que protegen los anticuerpos que se desarrollan en respuesta a la infección por SARS-CoV-2. Si estos anticuerpos sirven para proteger, no se sabe qué niveles de anticuerpos se necesitan para proteger contra una nueva infección. Por lo tanto, incluso las personas que ya tuvieron COVID-19 pueden y deben recibir la vacuna contra el COVID-19. Aunque los datos son limitados por el momento, las personas deben esperar cuatro semanas para recibir la vacuna después de tener el primer resultado positivo para SARS CoV-2. Esta recomendación puede cambiar a medida que se tengan más datos disponibles.

Distribución de la vacuna

La vacuna de Pfizer contra el COVID-19 es una serie de dos dosis. La segunda dosis de la vacuna de Pfizer debe darse 21 días a partir de la primera dosis. Si un conflicto de horario impide que se administre la segunda dosis en 21 días, según lo recomendado, entonces debe darse entre 19 y 24 días a partir de la primera dosis.

La vacuna de Moderna es una serie de dos dosis. La segunda dosis de la vacuna de Moderna debe aplicarse 28 días después de la primera dosis. Si un conflicto de horario impide que se administre la segunda dosis en 28 días, según lo recomendado, entonces debe darse entre 26 y 31 días a partir de la primera dosis.

Hasta el momento, NO se recomienda volver a iniciar la serie de vacunas si se retrasa la segunda dosis de cualquiera de las vacunas. Todas las vacunas son extremadamente eficaces para evitar el COVID-19, y también para evitar la hospitalización y la muerte relacionadas con el COVID.

El estado de Connecticut determina la elegibilidad para la vacuna contra el COVID-19. Solo las personas que viven o trabajan en Connecticut se pueden vacunar en nuestros centros. Obtenga más información de cómo programar su vacuna si es elegible.

Para obtener más información relacionada con la distribución, visite el sitio web de Respuesta al COVID-19.

Solo las personas que viven o trabajan en Connecticut son elegibles para vacunarse en nuestros centros. Yale New Haven Health recibe su suministro de vacunas del Estado de Connecticut, lo que determina las directrices de elegibilidad para la vacunación. Las directrices por fases del estado garantizan que las poblaciones en mayor riesgo reciban la vacuna primero.

Para proteger a los demás, debe esperar hasta que finalice su período de cuarentena para recibir la vacuna.

Cuando se registre para la vacuna, sabrá si se está inscribiendo para una vacuna de una o dos dosis, pero no el fabricante específico. Las vacunas son igualmente efectivas para prevenir el COVID-19.

Estamos administrando la vacuna que nos asigne el Departamento de Salud en el momento de su primera cita. Si corresponde, la segunda dosis será del mismo fabricante que la primera dosis.

Le recomendamos que reciba cualquiera de las tres vacunas disponibles ahora, a menos que tenga una contraindicación médica (como una alergia grave a la vacuna o a uno de sus ingredientes). Se ha demostrado que las tres vacunas contra el COVID-19 reducen el riesgo de infectarse con COVID-19 y ser hospitalizado. Lo más importante es que se ha demostrado que todas eliminan el riesgo de desarrollar una enfermedad grave y la muerte debido al COVID-19.

Las vacunas contra el COVID-19, Pfizer y Moderna , son seguras y eficaces. Se ha demostrado que todas reducen el riesgo de infectarse con COVID-19 y reducen el riesgo de hospitalización. Lo más importante es que se ha demostrado que todas eliminan el riesgo de desarrollar una enfermedad grave y la muerte debido al COVID-19. Vacunarse lo antes posible con la vacuna que esté disponible ayudará a protegerlo a usted y a su familia contra este virus.

Sí, tendrá la oportunidad de programar la segunda dosis tan pronto como reciba la primera dosis. No prevemos que haya escasez de ningún tipo para la segunda dosis de la vacuna.

Se recomienda esperar por lo menos dos semanas después de que le hayan administrado una vacuna que no sea contra el COVID-19 antes de recibir una vacuna contra el COVID-19. Esto permitirá que cualquier reacción adversa o alergia se relacione con una vacuna específica.

Información de citas

Sí. Los pacientes tienen permitido llevar a una persona de apoyo a su cita de vacunación si necesitan ayuda.

Lleve una identificación con fotografía, mascarilla y su tarjeta del seguro, si tiene.

Después de que programe su vacuna, recibirá un recordatorio en la dirección de correo electrónico que usó para registrarse/acceder a MyChart para programar su cita. También puede encontrar la confirmación iniciando sesión en MyChart y seleccionando “Visits” > “Appointments and Visits” (Citas > Citas y visitas).

Para cancelar o volver a programar citas por medio de su computadora, inicie sesión en MyChart, haga clic en “Visits” (Visitas) y, después, en “Appointments and Visits” (Citas y visitas). Después, localice la cita que quisiera cancelar o volver a programar. Si se trata de volver a programar, se le indicará que seleccione una fecha y una hora nuevas, y que confirme.

Para cancelar o volver a programar citas por medio de su aplicación MyChart para dispositivos móviles, abra la aplicación y haga clic en “Appointments” (Citas). Después, localice la cita que quisiera cancelar o volver a programar. Si se trata de volver a programar, se le indicará que seleccione una fecha y una hora nuevas, y que confirme.

Seguridad y eficacia de la vacuna

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó todas las vacunas mediante una Autorización de uso de emergencia (en los EE. UU.). En los ensayos clínicos, ha habido muy pocos casos de reacciones alérgicas u otras reacciones adversas graves con estas vacunas.

Mediante un sistema de informes llamado Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) investigan y hacen un seguimiento activo de las reacciones alérgicas graves (p. ej., anafilaxia) y otras posibles reacciones graves a las vacunas. Hasta la fecha, el porcentaje de estas reacciones graves ha sido muy bajo en términos de la cantidad total de vacunas puestas, y los CDC continúan afirmando que las tres vacunas son seguras y fundamentales para combatir esta pandemia. Obtenga más información sobre el sistema VAERS aquí.

Los efectos secundarios, como fiebre, dolores de cabeza, dolores en el cuerpo, cansancio y náuseas son frecuentes, pero en general duran solo entre 1 y 2 días. No puede “contraer el COVID” de la vacuna.

Como medida de seguridad, pedimos que los pacientes vacunados en nuestras clínicas permanezcan en el lugar para observación durante al menos 15 minutos después de recibir la vacuna, para asegurarnos de que pueda tratárseles con prontitud y correctamente, en caso de que tengan una reacción. A cualquier persona que haya tenido una reacción alérgica a cualquier vacuna, medicamento inyectable o comida en el pasado se le pide que se quede durante 30 minutos.

Según datos, nuestros expertos concuerdan en que la vacuna será eficaz contra las variantes. Ha habido más de 40 variantes descritas hasta la fecha, y aparecerán más a medida que pase el tiempo.

“Como con cualquier virus nuevo, estamos preparados para que el COVID-19 mute con el tiempo”, dijo Thomas Balcezak, MD, director médico de Yale New Haven Health. “Esto no cambia nuestros planes de vacunación.”

Se tuvo conocimiento de la primera variante en el Reino Unido, pero desde entonces se ha propagado a los Estados Unidos, habiéndose informado de casos en Connecticut. Lo más importante que podemos hacer como sociedad para evitar el impacto de las variantes nuevas es vacunarnos y continuar con nuestros esfuerzos por usar mascarillas, lavarnos las manos y mantener el distanciamiento social. Nuestros líderes médicos continuarán revisando los datos científicos y también seguiremos la guía de la FDA, los CDC y otras entidades de salud pública.

No. La vacuna no contiene versiones vivas ni muertas del virus, así que no puede transmitir el COVID-19 y no altera el ADN humano.

Aunque en los estudios no se ha indicado cuánto tiempo durará la protección, la FDA predice que será eficaz durante varios meses y posiblemente un año. En el futuro pueden ser necesarias las dosis de refuerzo. Los expertos siguen estudiando cuánto tiempo dura el efecto de protección.

Para detener una pandemia, es necesario usar todas las herramientas disponibles. Las vacunas trabajan con el sistema inmunológico para que su cuerpo esté listo para combatir el virus y reducir o eliminar la enfermedad, si hubo exposición. Otras medidas, como cubrirse la boca y la nariz con una mascarilla y quedarse a por lo menos seis pies de distancia de los demás, ayudan a reducir la posibilidad de exposición al virus o de contagiarlo a otras personas.

Aunque las vacunas del COVID-19 son muy eficaces para ayudar a evitar el COVID, no son perfectas, y un pequeño porcentaje de las personas que se pusieron la vacuna puede contagiarse. Además, todavía resta que la mayoría de las personas se ponga la vacuna, y la distribución llevará un tiempo. El uso de mascarillas sigue siendo fundamental para ayudar a evitar la transmisión, y deben usarse en la comunidad y el trabajo hasta que las tasas de transmisión del COVID-19 sean mucho más bajas. Por otra parte, aún hay que mantener una distancia de al menos 6 pies de los demás, evitar las multitudes y los espacios con poca ventilación, cubrirse la cara al toser y estornudar, lavarse las manos con frecuencia, respetar las directrices para viajes de los CDC y seguir las directrices de su lugar de trabajo, incluyendo el uso de equipo de protección personal (PPE) y las pruebas del COVID-19.

Si recibió la vacuna contra el COVID-19 y se expone a alguien con COVID-19, los CDC dicen que no necesita estar en cuarentena si:

  1. Está completamente vacunado, lo que significa que han pasado al menos dos semanas desde que recibió la segunda dosis.
  2. Está dentro de los tres meses de haber recibido la última dosis de la serie.
  3. Ha permanecido asintomático desde su exposición al COVID-19.

También debe consultar en su lugar de trabajo o sistema escolar si tiene preguntas sobre sus políticas relacionadas con las pruebas positivas para el COVID-19.

Sí. La vacuna no es 100 % eficaz, por lo que aún existe la posibilidad de que pueda contraer el COVID-19 y luego contagiarlo a otras personas. Por eso es tan importante seguir usando una mascarilla y practicar el distanciamiento social incluso después de haber recibido ambas dosis.

La infección después de la vacunación del COVID-19 se define como dar positivo en una prueba de COVID-19 al menos 14 días después de completar ambas dosis de una vacuna del COVID-19 de dos dosis (Pfizer o Moderna) o una dosis de la vacuna de Janssen (J&J).

Le recomendamos que se comunique con su proveedor de atención primaria para que lo informe de la prueba positiva de COVID-19 y de la fecha en que se colocó la última vacuna del COVID-19. Después, el proveedor de atención primaria informará al Departamento de Salud Pública (DPH) de Connecticut de la posibilidad de infección después de la vacunación. Esto forma parte de la iniciativa nacional de los CDC para monitorear las infecciones del COVID-19 entre las personas que se pusieron la vacuna.

Si pasaron más de 14 días desde que completó la vacuna, es muy poco probable que presente síntomas graves o que necesite una hospitalización debido al COVID-19. Sin embargo, debe vigilar los síntomas que tenga y pedir una evaluación médica si empeoran. También tendrá que hacer el aislamiento voluntario según las directrices de los CDC hasta que hayan pasado diez días desde la fecha de la prueba positiva del COVID-19, los síntomas del COVID-19 hayan comenzado a mejorar y haya pasado al menos 24 horas sin tener fiebre y sin tomar medicamentos para bajar la fiebre.

Las recomendaciones más recientes de los CDC establecen que las personas que se hayan puesto la vacuna completa pueden viajar con seguridad dentro de los EE. UU., pero es importante que sigan usando una mascarilla y respetando el distanciamiento social en espacios públicos. Si estuvo expuesto al COVID-19, está enfermo o dio positivo en la prueba del virus, no debe viajar.

Tenga en cuenta que muchos países aún se consideran de alto riesgo. Obtenga más información sobre los países que tienen un aviso para viajes de Nivel 3 relacionado con el COVID-19 de los CDC.

El COVID-19 y la gripe son completamente diferentes. La vacuna contra la gripe no lo protege contra el contagio del COVID-19, así que debe recibir ambas vacunas, si estuvieran disponibles. Uno de los beneficios de recibir la vacuna contra la gripe, además de la vacuna contra el COVID-19, es que un estudio reciente sugiere que las personas que recibieron la vacuna contra la gripe enfrentaron menos riesgo de hospitalización, si les daba COVID-19.

Posibles efectos secundarios de la vacuna

Cada vacuna tiene efectos secundarios ligeramente diferentes, pero generalmente son leves y, en el peor de los casos, moderados. Los efectos secundarios frecuentes incluyen dolor en el lugar de la inyección, dolor muscular, dolor de cabeza, fatiga y algunas veces fiebre.

Estos efectos secundarios son una señal de que la vacuna está funcionando y su cuerpo está generando la respuesta inmune que necesita para protegerse de una infección grave por COVID-19. También son mucho menos graves y duran un período de tiempo más corto que la infección por COVID-19 real.

Las preocupaciones sobre el desarrollo de la infertilidad, la parálisis de Bell, las alteraciones del ADN y las condiciones autoinmunes son infundadas. Estos no son efectos secundarios de la vacuna y no se han producido con más frecuencia de lo normal entre quienes han recibido la vacuna.

Al igual que con cualquier medicamento, existe una posibilidad muy remota de que una vacuna cause una reacción alérgica y otras lesiones graves o la muerte. Según los ensayos clínicos, no se tiene conocimiento de efectos secundarios graves.

Obtenga más información sobre las diferencias que hay entre las vacunas

Sí. Las reacciones vasovagales, como desmayarse o sentir que se va a desmayar, pueden darse en distintas situaciones, incluyendo cuando se pone una vacuna, se hace una extracción de sangre, etc., y se consideran benignas (es decir, que no tienen consecuencias de largo plazo). Una persona puede y debe ponerse la segunda dosis para estar completamente protegida, pero debe decírselo a la persona que pone las vacunas para que lo haga en una silla reclinable o en posición acostada.

Según los ensayos clínicos de ambas vacunas, la segunda dosis da como resultado un mayor número de efectos secundarios incluyendo fatiga, dolor de cabeza, escalofríos y dolores corporales, pero no hay evidencia de efectos secundarios más graves o riesgo de anafilaxia por recibir la segunda dosis.

Esos efectos secundarios indican que se está activando el proceso interno de estimulación del sistema inmunológico y la producción de anticuerpos contra el COVID-19 como resultado de la vacuna, y no son tan preocupantes como los síntomas más graves de infección del COVID-19, ya que no se consideran potencialmente mortales.

No, no omita la segunda dosis. Posiblemente quiera considerar Tylenol o Benadryl tomado cuando reciba su próxima dosis. También podría querer que su segunda dosis quede planificada para dos a tres días antes de que tenga programado trabajar, en caso de que deba quedarse en casa.

Actualmente, no se recomienda el uso rutinario de analgésicos profilácticos (preventivos) antes de recibir la vacuna, ya que en este momento no se dispone de información del impacto en las respuestas de anticuerpos inducidas por la vacuna. Sin embargo, si tiene efectos secundarios después de recibir la vacuna (como hinchazón o dolor en el lugar de la vacuna, fiebre, dolores de cabeza o dolores corporales), tomar un analgésico de venta libre (como Tylenol) puede ser útil para controlar esos síntomas.

Los efectos secundarios habituales e indican que su cuerpo está respondiendo inmunológicamente a la vacuna y deberían desaparecer en 1 o 2 días. Algunas maneras de minimizar los efectos secundarios leves incluyen:

  • Use una bolsa de hielo o un paño húmedo y frío para ayudar a reducir el enrojecimiento, el dolor o la hinchazón en el lugar donde se aplicó la inyección.
  • Un baño frío también puede ser relajante.
  • Beba líquidos con frecuencia durante 1 a 2 días después de recibir la vacuna.
  • Tome un analgésico de venta libre, a menos que tenga alguna contraindicación específica.

Obtenga más información

Los síntomas que sean efectos secundarios de la vacuna generalmente desaparecen solos en un par de días y son una señal de que el sistema inmunológico está trabajando. Si los efectos secundarios continúan durante más de 72 horas, debería revisarlos un clínico. Por efectos secundarios graves, comuníquese con su médico o con Atención Urgente.

La vacuna no produce síntomas respiratorios ni pérdida del gusto ni del olfato, que se ven algunas veces en una infección real por COVID-19. Para estos síntomas o si ha tenido una exposición al COVID-19, confirmado o bajo sospecha, en los últimos diez días, debe llamar a su médico.

Los ganglios linfáticos inflamados en la axila del mismo lado del lugar de la inyección pueden ocurrir después de la vacunación contra el COVID y pueden persistir hasta por varias semanas. Aunque los ganglios linfáticos inflamados debido a la vacuna no son preocupantes, pueden detectarse en una mamografía de detección de rutina y pueden necesitar más pruebas. Si es posible, intente programar ambas dosis de su serie de vacunas contra el COVID antes de una próxima mamografía. Si eso no es posible y si no dará lugar a demoras indebidas, intente programar su mamografía de detección de rutina aproximadamente 4-6 semanas después de su segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19.

La vacuna y el embarazo, la lactancia y la fertilidad

Estamos conscientes de las preocupaciones del público sobre la fertilidad después de la vacuna contra el COVID-19. Estas preocupaciones carecen de fundamento. Los datos de seguridad comunicados a la FDA para la vacuna de Pfizer demostraron que proporciones equivalentes de personas quedaron embarazadas tanto en el grupo de la vacuna como en el grupo de placebo. Entre las personas que sí quedaron embarazadas en el estudio, no hubo eventos adversos relacionados con el embarazo que hayan comunicado las interesadas en los grupos que recibieron la vacuna. Por el momento, apoyamos que se ofrezca la vacuna a personas que planifican un embarazo.

La Sociedad de Medicina Materno-Fetal (Society for Maternal and Fetal Medicine), el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología (American College of Obstetrics and Gynecology), y la Sociedad de Medicina Reproductiva (Society for Reproductive Medicine) han respaldado en su totalidad el uso de la vacuna. No se conoce de impactos sobre la fertilidad.

A ninguna de las vacunas disponibles se les hicieron estudios específicos para verificar la seguridad en embarazadas. Según lo que sabemos por el momento, las mujeres embarazadas están en mayor riesgo de enfermarse gravemente por COVID-19. Además, las embarazadas con la infección por COVID-19 podrían tener mayor riesgo de tener otros resultados adversos en el embarazo, como dar a luz a un bebé prematuro o a un mortinato.

Dada la ausencia de una guía clara, las mujeres embarazadas y lactantes deben hablar con su obstetra, pediatra o comadrona sobre los riesgos y beneficios de la vacuna.

Estamos ofreciendo la vacuna a personas que planifican un embarazo, las que deben hablar sobre este asunto con su obstetra o comadrona para ayudar a sopesar los riesgos y beneficios de vacunarse. Continuaremos revisando más datos y directrices sobre la seguridad y eficacia de la vacuna contra el COVID-19 para embarazadas/madres lactantes, a medida que estén disponibles.

Estamos ofreciendo la vacuna a personas que estén amamantando, las que deben hablar sobre este asunto con su pediatra para ayudar a sopesar los riesgos y beneficios de vacunarse. Continuaremos revisando más datos y directrices sobre la seguridad y eficacia de la vacuna contra el COVID-19 para embarazadas/madres lactantes, a medida que estén disponibles.

Vacunación para comunidades de alto riesgo

La única vacuna que recibió la Autorización de uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para personas de más de 16 años es la vacuna de Pfizer. Actualmente, las vacunas de Moderna y Johnson & Johnson son para personas de más de 18 años.

Sin embargo, se están haciendo ensayos clínicos con niños pequeños por lo que, en los próximos meses, esperamos obtener más datos sobre la seguridad y la eficacia de la vacuna en estos participantes. Lea las respuestas a algunas preguntas frecuentes sobre la vacuna y las personas de más de 16 años aquí.

Sí. Los pacientes con comorbilidades tienen la presencia de más de una condición médica. Sabemos que las personas con condiciones médicas subyacentes corren un mayor riesgo de contraer casos más graves de COVID-19. Por eso es importante que esas personas se vacunen tan pronto como sean elegibles para hacerlo.

La vacuna ayuda a reducir tanto los síntomas de COVID-19 como la posibilidad de contraer el virus en primer lugar. Los estudios sobre las vacunas incluyeron un número considerable de participantes con condiciones médicas y no se identificaron preocupaciones de seguridad importantes.

Según los CDC, algunas de las condiciones que ponen a las personas en mayor riesgo de sufrir COVID-19 grave incluyen cáncer, obesidad, condiciones cardíacas como enfermedad de las arterias coronarias, enfermedad renal crónica y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Las personas con enfermedad hepática, fibrosis quística, asma y cualquier persona con un estado inmunodeprimido también podrían tener un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave.

Cualquier persona que tenga un mayor riesgo de contraer casos graves de COVID-19 debe hacer todo lo posible para reducir la posibilidad de contraer el virus. La mejor forma de protegerse es vacunándose. Si tiene alguna preocupación sobre su salud, comuníquese con su médico de atención primaria.

Si tuvo anteriormente una reacción anafiláctica a otra vacuna o medicamento, aún así puede recibir la vacuna contra el COVID-19, pero le pediremos que avise al personal y que lo monitoreen en la clínica de vacunación durante 30 minutos después de recibir su inyección.

Sin embargo, la FDA está recomendando que las personas que tengan reacciones alérgicas graves a cualquier componente de una vacuna no deben recibirla. Los ingredientes de cada vacuna se mencionan en las hojas informativas de la FDA a las que se puede acceder aquí.

Hay protocolos de seguridad establecidos en nuestras clínicas para tratar rápidamente las reacciones alérgicas graves después de la administración de la vacuna. Además, si tiene una reacción alérgica a una vacuna, es posible que lo remitan a un alergólogo para que lo evalúe.

No, pero si está recibiendo medicamentos inmunosupresores (como esteroides, ciertos medicamentos para tratar condiciones inflamatorias, terapia actual contra el cáncer, etc.), debe hablar con el clínico que se los recetó, ya que el medicamento podría interferir con la capacidad de su cuerpo para desarrollar una respuesta inmune completa a la vacuna. Es posible que puedan ayudarlo a mejorar el momento en que se vacune.

A menos que haya tenido una reacción alérgica a una dosis anterior del tipo de vacuna contra el COVID-19 que planea recibir o sea alérgico a uno de los componentes de la vacuna (por ejemplo, polyethylene glycol o polysorbate), debería poder recibir la vacunación. Si tiene preocupaciones con respecto a su historia de reacciones alérgicas, debe hablarlo con su clínico habitual antes de vacunarse.

La tasa de reacciones alérgicas en los datos clínicos fue sumamente baja, 0.005 %.

Recomendamos que, antes de programar su vacuna, las personas hablen con su alergólogo/inmunólogo sobre los riesgos y beneficios de la vacuna. Debe avisar al personal de nuestro centro de vacunación sobre cualquier reacción alérgica previa, antes de recibir la vacuna contra el COVID-19.

Todos los centros de vacunación estarán preparados para responder a cualquier reacción alérgica en el caso poco probable de que ocurra.

Sí, las personas con problemas del sistema inmunológico deben ponerse la vacuna. Las personas que tienen condiciones que producen problemas del sistema inmunológico (como VIH o los receptores de un trasplante de órgano o de células madre) o que tomen medicamentos inmunodepresores o se sometan a este tipo de tratamientos podrían estar en riesgo de tener una enfermedad por COVID-19 más grave.

Las vacunas actuales de COVID-19 con ARN mensajero NO contienen virus vivos y no pueden producir el COVID-19, así que no hay preocupaciones específicas por la seguridad en personas con problemas del sistema inmunológico.

Sin embargo, es posible que quieran hablar con su especialista de la vacuna del COVID-19 si tienen preguntas o preocupaciones específicas. Aunque la eficacia de la vacuna del COVID-19 puede ser menor en una persona con problemas del sistema inmunológico, aun así se recomienda que se pongan la vacuna si no tienen ninguna otra contraindicación para vacunarse.

En este caso, las directrices actuales de los CDC permiten tener en cuenta la vacuna del COVID-19 de Janssen (J&J) (28 días después de haberse puesto una vacuna de ARN mensajero), ya que usa otro mecanismo para estimular el sistema inmunológico y tiene componentes distintos a los de las vacunas de ARN mensajero.

Lo mejor es consultar a un alergista. Comuníquese con su proveedor de atención primaria u otro proveedor que pueda ayudarlo con la remisión a un alergista.

Si el alergista determina que es seguro que se ponga la vacuna de Janssen (J&J), en lugar de la segunda dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna, asegúrese de que esta sea la vacuna que le pongan cuando se inscriba para la cita de vacunación. Nuestro sistema de programación en línea detalla qué vacunas se ponen en cada centro en días específicos.

Nota: Una alergia grave e inmediata a la vacuna se define como anafilaxia, urticaria, hinchazón en la cara/los labios o dificultad para respirar (es decir, pitido en el pecho, estridor) que se produce en un plazo de 4 horas desde que le pusieron la vacuna del COVID-19 de Pfizer o Moderna.

Si tiene una alergia grave al polysorbate, ponerse la vacuna del COVID-19 de Janssen (J&J) está CONTRAINDICADO.

Sin embargo, las vacunas del COVID-19 de Pfizer o Moderna no contienen polysorbate, por lo que cualquiera de ellas es una opción para la vacunación del COVID-19. Las últimas directrices de los CDC permiten que las personas que tienen una alergia grave al polysorbate se pongan la vacuna de Pfizer o Moderna después de una revisión de los riesgos. Lo mejor es consultar a un alergista. Comuníquese con su proveedor de atención primaria u otro proveedor que pueda ayudarlo con la remisión a un alergista.

Si el alergista determina que es seguro que se ponga la vacuna de Pfizer o Moderna, asegúrese de que esta sea la vacuna que le pongan cuando se inscriba para la cita de vacunación. Nuestro sistema de programación en línea detalla qué vacunas se ponen en cada centro en días específicos.

Nota: Una alergia grave e inmediata a la vacuna se define como anafilaxia, urticaria, hinchazón en la cara/los labios o dificultad para respirar (es decir, pitido en el pecho, estridor).

Si tiene una alergia grave al polyethylene glycol (PEG), ponerse la vacuna del COVID-19 de Pfizer o Moderna está CONTRAINDICADO.

Sin embargo, la vacuna de Janssen (J&J) no contiene PEG, por lo que es una opción para la vacunación del COVID-19. Las últimas directrices de los CDC permiten que las personas que tienen una alergia grave al PEG se pongan la vacuna de Janssen (J&J) después de una revisión de los riesgos. Lo mejor es consultar a un alergista. Comuníquese con su proveedor de atención primaria u otro proveedor que pueda ayudarlo con la remisión a un alergista si la necesita.

Si el alergista determina que es seguro que se ponga la vacuna de J&J, asegúrese de que esta sea la vacuna que le pongan cuando se inscriba para la cita de vacunación. Nuestro sistema de programación en línea detalla qué vacunas se ponen en cada centro en días específicos.

Nota: Una alergia grave e inmediata a la vacuna se define como anafilaxia, urticaria, hinchazón en la cara/los labios o dificultad para respirar (es decir, pitido en el pecho, estridor).

Sí, debe continuar y recibir su vacuna contra el COVID a menos que tenga una alergia conocida a la vacuna. Para garantizar la seguridad de las personas con un mayor riesgo de sangrado después de una inyección, las siguientes son directrices de expertos para ayudar a garantizar su seguridad:

Para las personas que reciben anticoagulación prolongada o terapia antiplaquetaria (como warfarin y otra terapia anticoagulante recetada, incluyendo la aspirina diaria):

  • Se considera que estos medicamentos presentan solo un riesgo bajo de complicaciones relacionadas con el sangrado prolongado después de una inyección.
  • Después de la inyección, debe aplicar una presión firme sobre el lugar de la inyección durante 5 minutos.

Para personas con historia de hemofilia (u otro trastorno hemorrágico grave) o recuento de plaquetas inferior a 50,000/uL:

Primero consulte con su médico de especialidad para obtener una guía antes de la vacunación. Si ese médico está de acuerdo en que el beneficio de la vacunación intramuscular (IM) supera los posibles riesgos, se recomiendan los siguientes pasos al momento de la vacunación:

  • Si toma factores de coagulación de reemplazo, la vacuna intramuscular debe administrarse tan pronto como sea posible después de la dosis del factor de coagulación.
  • Si toma factores de coagulación de reemplazo, la vacuna intramuscular debe administrarse tan pronto como sea posible después de la dosis del factor de coagulación.
  • Si toma factores de coagulación de reemplazo, la vacuna intramuscular debe administrarse tan pronto como sea posible después de la dosis del factor de coagulación.
  • Si toma factores de coagulación de reemplazo, la vacuna intramuscular debe administrarse tan pronto como sea posible después de la dosis del factor de coagulación.

Más información de la vacuna

Hable con su proveedor de atención médica, llame al departamento de salud de su localidad o de su estado, o comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) 1-800-232-4636 (1-800-CDC-INFO) o visite el sitio web de los CDC sobre las vacunas: www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines.

YNHHS estará actualizando y distribuyendo las preguntas frecuentes más generales y sus respuestas cuando se tenga más información disponible.